SPES NOSTRA SALVE
".....de Santa Marina, los Toreros y los Piconeros y de Nuestro Padre Jesús de Las Penas... las buenas Cuadrillas de AMIGOS y Hermanos Costaleros...."
Picón, Canela y Clavo....

¡¡¡AL CIELO CON EL DIOS MORENO!, CON EL DE LA DULCE MIRADA!, CON EL QUE TODO LO PUEDE!!!

¡¡AL CIELO CON EL SEÑOR DEL COLOR DE LA CANELA!!

Suma y sigue....


Contador web

jueves, 18 de febrero de 2010

A Rafael Ramírez Galvín, " Toreri".
















Esta es mi primera entrada en el blog, y quisiera dedicartela a tí.
Gracias.
Gracias por los momentos de ayer, gracias por tu comprensión , generosidad y amistad. Gracias.

Ha habido y habrá muchos Via-Crucis del Señor, pero el de ayer será imposible de olvidar y no precisamente por estar marcado por la jornada de lluvia.

Es duro año tras año ver como pasa el tiempo y no puedo acompañar y sentir de cerca al Señor de las Penas cada Domingo de Ramos. Os envidio sanamente hermanos. Sentid que sois unos privilegiados por ello. El año que viene haré 4 años intentándolo. No obstante no me puedo quejar. De momento voy con su Bendita Madre de Esperanza, y para mí es un privilegio.

Pero aunque no pueda llevar al Señor, hay muchos momentos al año donde poder acompañarlo y ahí es donde Él consuela "mis Penas" .
Más allá de una marcha, más allá del Bailío, mas allá de la oscuridad de San Zoilo, por suerte, me quedan días para disfrutar del Señor.
Quinario, Besapiés y Vía - Crucis son 7 días que aparecen marcados con una cruz en el calendario de mi vida. Una semana de Pasión que precede a nuestra Semana Mayor. El resto del año...vivo con la " Esperanza" de salir con Él algún día.

El Vía - Crucis del Señor es algo que me apasiona por la solemnidad y el ratito de oración tan íntimo que tenemos junto a Él.

Ayer además fue especial.
Casi expiraba ya el Vía -Crucis cuando sentía que me quedaba sin llevarlo. Se agotaba el tiempo.

Corría la Decimotercera Estación cuando junto a un grupo de hermanos, pude agarrar la manigueta del centro de la parte trasera.
Me agarré.Me agarré a la madera como si estuviera abrazado a su Cruz. Ahí aparecistes tú, Rafa. Llevando el Señor a mi derecha.

" Dame la manita, Alberto", me dijistes en voz baja. Agarré tu mano como aquel que agarra un tesoro. como aquel quien en compañía del Señor, te coge de la mano para compartir contigo lo que sientes. Como la de aquel que habiendote tendido toda su ayuda, te tiende ahora su corazón y cariño para vivir esos emotivos momentos juntos.

En la oscuridad de San Andrés, con el rachear de nuestros pies, la nube de incienso, y la melancólica y triste melodía, comenzamos a girar hacia el Altar Mayor en una mecida de Amor interminable hacia el Señor y seguimos girando hasta ponerlo mirando hacia el Santísimo.

Comenzaba la Decimocuarta Estación y con ella, volvímos a rezar juntos.
" Más poco a poco, Alberto" me volvistes a decir mientras mandaban ya " paso atrás" para colocar al Señor entre los bancos y concluir el Vía- Crucis.
A continuación, comenzamos a bajar al Señor lentamente, como si de una levantá a pulso se tratara. Como si se parara el tiempo en aquel momento y pareciera que no lo ibamos a bajar nunca. Dandole cariño centímetro a centímetro mientras descendía con ternura entre el calor de sus hijos.

Sentía que se acababa, sentía que despertaba de mi sueño. Sabía que tendré que esperar un largo y duro año entero más para poder portar al Señor, aunque sólo sea sobre mi hombro.
Y es que, con poco soy Felíz.
Ayer fue un día especial y hoy necesito darte las gracias por hacerme vivir los momentos tan especiales que viví y compartirlos a tu lado. Una vez posada la parihuela, la besé como si besara su pie y me fundí contigo en un abrazo. El resto ya lo sabes.

Sólo le pido al Señor de las Penas, que el año que pueda entrar en la cuadrilla, todavía sigas ahí debajo. Entonces, en Santa Marina, y al compás de " La Saeta" te diré:
"dame la manita, Rafa". Vivamos juntos el sueño de llevar al Señor cada Domingo de Ramos a su casa y a su Barrio.

Muchas gracias de corazón.

Un abrazo para tí y para toda la gente de Manué.
Nos vemos mañana por San Andrés.

José Alberto Castro

10 comentarios:

Currito dijo...

madre mia Jose Alberto, q cosa mas bonita, hijo!. Q Manué te bendiga.

la_gente_de_manué dijo...

Hermano, gente como tú somos los que formamos LAGENTEDEMANUÉ. Dios quiera que puedas compartir ese sueño junto a nuestro MAESTRO y AMIGO D. Rafael Ramírez Galvín por todos conocido como “TORERI” ÉL y solo ÉL es que nos ha inculcado lo que es “SER DE MANUÉ”. Seguro que cumplirás tu sueño, gente así es la que quiere MANUÉ para que sean sus pies a la hora de repartir ESPERANZA por las benditas calles de esta nuestra Córdoba y como dice otro artista que le corre por las venas Q MANUÉ te bendiga.

Currito dijo...

¿quien se merece mas q este niño ser de la cuadrilla? esto es un ejemplo de AMOR al Moreno.
No desfallezcas, q Manué te quiere debajo, seguro!! Se como te sientes con quien te estas refiriendo, xq a mi, hace dos Domingos de Ramos tambien me hizo llorar de emoción cuando 1 por 1 fue acordandose de los familiares fallecidos en ese año de la Gente de Manué, cuando avanzaba el galeón por el pasillo cenral de San Andrés en dirección a Sata Marina un año más... y entre esos familiares estaba mi abuela.
ESO ES MANUÉ Y SU GRANDEZA.

rafalitosanchez dijo...

José Alberto, enhorabuena por ser como eres. Antes o después, ya verás como podrás cumplir tu sueño y formar parte de la cuadrilla, pero "La gente de Manúé" es algo más que ser de la Cuadrilla y tú ya formas parte de nuestra familia porque cumples con creces lo más importante, querer a Manué y a su gente por encima de todas las cosas, y tú ya lo haces. Un beso muy fuerte

Toreri dijo...

Alberto mi arma, no te vuelvas a despedir como te has despedido en la entrada diciendo adios a la Gente de Manué, porque tu eres tambien su gente.
Te estoy muy agradecido pues me has hecho revivir de nuevo las dos ultimas estaciones del Señor, pero he de decirte también que esas experiencias deben quedar en el corazon de cada uno dado que eso es lo que hace grande a Su Gente, por eso es ese cariño que entre nosotros existe, por que todas las experiencias vividas con el Señor de mediador son inolvidables para todos nosotros.
!!!Alberto, dame la manita que te presento a Manué.!!!

PePe Avila dijo...

Jose , tranquilo hermano que como aqui dicen nuestros hermanos tu ya eres de la cuadrilla de Manué aunque aun no puedas disfrutar bajo sus trabajaderas decirte que Manué te tiene guardaito tu sitio en cuarta pa que puedas disfrutar junto al Maestro Galvin de su sabiduria y de su cariño a nuestro Manué.

Impresionante texto se te notaba que todo salia de dentro de ese alma gitana que tienes.

Templario dijo...

Ele tu boca Alberto!!!!
Espero que María Santísima se ponga pronto de acuerdo con El Moreno, y te deje abandonar Su Manto, pa ser los pies de Su Hijo.
Un abrazo mu fuerte.

Castro dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, aunque el objetivo de mi escrito no era que me alentarais. Ya entraré cuando tenga que ser.

El objetivo era darle las gracias a Rafael.
Igual, Toreri, no eres amigo de los alágos públicos. De hecho hay más anécdotas que nos han pasado junto al Señor , que como tú dices,están sólo en el corazón.
Pero esta vez, decidí agradecertelo así y revivir esos momentos tan especiales. Momentos los cuales ya contemplaron mucha de la gente del Señor por encontrarse allí con Él.

En los gestos de una persona se ve su corazón. Y tu amistad y el inculcarme el querer a Manué me lo has ofrecido infinidad de veces sin buscar o pedir nada a cambio. Y eso es cosa de Manué y la grandeza de su gente.
No cambies nunca Rafael!

Machú dijo...

Yo fui testigo de aquel gesto y no es porque sea sensible y me emocione con facilidad, que si, pero no pude contener las lágrimas, fué más bien por el momento, el clima que se respiraba y por quién se trataba...¿qué voy a decir yo de mi hermano? si es que lo lleva en la sangre!!! Luego te di dos besos y te consolé aunque en esos momentos no hay más consuelo que Él. Que Manué os bendiga a todos porque por gestos como este soy verdiblanca y gladiadora de cirio verde.

J. Alberto Castro dijo...

Dí que si Machú!
Muchas gracias a ti también,mujer.
Normal por otra parte. No esperaba menos de ti...¡ si tienes la misma sangre que tu hermano!
Y eso, como dirían algunos que yo me sé, ¡eso es sangre...de Manué!
un besoo!